instagram

«Quiero empezar a alquilar mi piso». Factores a tener en cuenta.

Vivimos en una sociedad en la que los precios no paran de subir y los sueldos siguen siendo prácticamente los mismos. Rentabilizar la inversión que supone la compra de la casa, amortizar los costes que conlleva ser propietario o afrontar los elevados gastos de mantenimiento de tener una casa vacía, son motivos más que suficientes para proponerte alquilar tu vivienda.

En el post de hoy te contamos lo que debes tener en cuenta a la hora de poner tu piso en alquiler.

alquilar, vivienda, qué debes saber

 

Elige bien al inquilino

Parece algo evidente, pero querer alquilarla cuanto antes, podría suponer un gran error.

Cuando decimos que elijas bien al inquilino, por supuesto que no nos referimos a su apariencia. Ya sabéis lo que dicen “las apariencias engañan”. Nos referimos a pruebas de solvencia. Solicitarle la nómina y contrato de trabajo, son imprescindibles para tener pruebas legales de que el posible arrendatario tendrá la capacidad de pago y estabilidad laboral suficiente para poder hacer frente a los pagos mensuales de la vivienda.

Si bien tú como particular de la vivienda podrías pedirle todos sus datos, la ayuda de un profesional sería la mejor alternativa por la desconfianza o falta de transparencia que podría darse ante alguna complicación en los pagos. Apóyate de un entendido en la materia.

Hacer esto te minimizará el riesgo de topar con un moroso.

 

Pide garantías

La Ley lo permite. Aunque consideres que la persona que estás metiendo en tu casa va a ser responsable a la hora de los pagos, asegurarte no te cuesta nada.

Por los posibles desperfectos o las obligaciones de pago no satisfechas, llega a un acuerdo con tu inquilino y concretad un importe que sirva como garantía adicional ante lo que pudiera ocurrir. Protege tus espaldas y pide una fianza.

 

Exige un aval

Podría darse la situación de que el inquilino te deje de pagar no porque quiera, sino porque ha tenido cualquier problema y no puede seguir haciendo frente al alquiler de la casa.

Aunque entiendas su situación, ya que todos podemos pasar por un mal momento, tú sigues necesitando ese dinero. Asegúrate de que si tu inquilino por el motivo que fuera, no pudiera seguir abonando su alquiler, un tercero asumirá sus gastos.

Este aval puede ser personal (normalmente un familiar) y sería el que respondería de la deuda ante un impago o también puede ser un aval bancario, aunque este caso ya requiere muchos más trámites por parte del inquilino.

 

Un contrato de arbitraje

Este contrato es una forma de resolver un litigio sin acudir a la jurisdicción ordinaria. Las partes (tú, como propietario y el inquilino) de mutuo acuerdo, decidís nombrar a un tercero independiente denominado “árbitro” que sería el encargado de resolver el conflicto en caso de discordia o si se diera la situación que realmente más podría preocuparte: el impago de la renta.

 

Contratación de seguros de impago o desperfectos

Si bien las garantías adicionales o los avales siempre serán una buena opción, contratar un seguro de impago es una acertada alternativa.

Recuperar el dinero de los alquileres en caso de que no te pagaran, disponer de un asesoramiento legal si las cosas se torcieran o compensarte por los desperfectos causados, son algunas de las coberturas básicas, las cuales irían incrementando en función de la póliza contratada o lo que es lo mismo de la cantidad de dinero asegurada.

 

Alquilar a través de organismos oficiales

De esta forma, aunque tu piso estará más económico que el de mercado, recibirás la garantía del organismo público, por lo que si algo tendrás claro, es que tu piso estará bien cuidado, más la tranquilidad que eso conlleva.

Usar los portales de alquiler de vivienda para anunciar tu casa (¡y con unas buenas fotos!) ya sabes que es lo primero que nos entra por los ojos. Ponerte en contacto con agencias inmobiliarias que te ayuden a contactar con posibles arrendatarios, etc. son más cosas que puedes llevar a cabo.

Como verás, son varios los factores a tener en cuenta a la hora de alquilar una vivienda.

Cuanto más informado estés y más trámites legales haya de por medio, más tranquilo podrás estar de que tu casa que con tanta ilusión te compraste, está en buenas condiciones y que ese dinero extra con el que cuentas cada mes, no te va faltar.

 

¿Te ha gustado? Díselo al mundoTweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
CLOSE
CLOSE