instagram

Dinos qué mando de garaje tienes y te diremos qué Parkingdoor es el idóneo para ti

¿Estás interesado en un Parkingdoor, pero no tienes claro cuál en concreto debes comprar?

Con este post, queremos ayudarte a elegir el Parkingdoor más adecuado para tu caso.

Lo primero decirte, que es muy común la confusión entre la frecuencia y el código del mando del garaje:

Frecuencia del mando, es la vía/canal por el que va la señal hasta el receptor, mientras que el código del mando es la “llave“ (un número interno que coincide tanto en el mando como en el receptor) que hace que la puerta abra. Cuando este código es reconocido como válido, da la orden y entonces es cuando la puerta se abre.

Mandos de garaje

Generalmente, se distinguen dos tipos de códigos en los mandos de garaje: Los de código fijo y los de código variable o cambiante (Rolling-code).

Entonces ahora es cuando tal vez te preguntes… “muy bien, pero… ¿cómo sé yo qué tipo de puerta es la de mi garaje?” Muchas veces a simple vista, los mandos para puertas de código fijo, suelen ser aquellos que cuando abres la tapa de la pila, ves una serie de micro-interruptores colocados en una determinada posición. En este caso, tu mando siempre usa el mismo código para abrir la puerta y digamos que por ello son más fáciles de copiar.

También, si vas a la centralita de tu garaje, verás el modelo y marca. En el manual de la centralita (si no lo tienes en papel, muchas marcas lo ofrecen para su descarga en Internet), sabrás qué tipo de código tiene tu puerta.

¿Qué te recomendamos?

Si estás seguro de que tu puerta es de código fijo, puedes comprarte sin ningún problema tu Parkingdoor inalámbrico, que copiará la frecuencia de tu mando y puedes colocar en el garaje sin necesidad de realizar ningún tipo de instalación.

Ahora bien, ya lo has comprobado y estás seguro de que tu puerta es de código variable/cambiante (Rolling-code). Este tipo de código significa, que en cada pulsación del mando se genera un código distinto al anterior. Se trata de sistemas más seguros, es improbable que la puerta se abra a causa de una interferencia, y de los que es más difícil hacer copias. Se conocen como «no copiables». En esta ocasión deberás elegir Parkingdoor con conexión por cable. Esta opción también es la más recomendable si pese a haber visto la centralita y buscado en internet, sigues sin tener claro qué tipo de puerta es la tuya.

garage-door-553458_960_720

En definitiva y como resumen de lo dicho anteriormente:

  • Para puertas de código fijo, puedes elegir tu Parkingdoor inalámbrico o con conexión por cable. Te servirán ambos.
  • Para puertas de código variable, tu Parkingdoor será el que tiene conexión por cable.
Ahora ya puedes comprar tu Parkingdoor y olvidarte de los mandos para entrar al garaje.

 

¿Te ha gustado? Díselo al mundoTweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
CLOSE
CLOSE