instagram

Evita una multa con el coche

Vas a comer con unos amigos o tu pareja y cuando llegas al coche después un manjar de lo más divertido, ¡sorpresa! Tienes una multa en el coche.

A medida que te vas acercando, ves algo en el parabrisas que te parece un papelito. No lo quieres creer, pero en el fondo sabes que el coche estaba muy mal aparcado.

Medio invadiendo un carga y descarga, en la mitad de un paso de peatones o  subido a la acera impidiendo el paso, si al llegar a tu coche te encuentras una multa, no puedes llevarte las manos a la cabeza. Sólo pueden venir los arrepentimientos: ¡¿por qué aparqué ahí?!.

Cómo no aparcar mal y evitar una multa con el coche

Imagen via Flickr-nosepuedevlc

 

Vamos a hacerlo bien amigos.

Si vivimos en una capital con bastante tráfico, sabemos de antemano que seguramente tengamos problemas para encontrar aparcamiento. Por ello, una buena idea es tener pensado con antelación dónde vamos a aparcar.

Si conoces a alguien que tenga Parkingdoor, este pequeño dispositivo inteligente colocado al lado de la puerta del garaje, sólo tendrás que descargarte la app disponible en Google Play y App Store y registrarte con tu email. El propietario de la plaza, te dará acceso para que puedas entrar fácilmente al garaje con tu móvil a la hora que necesites ¡y viceversa!

Si eres tú el que tienes Parkingdoor y te apetece tener el detalle de prestar la tuya a alguien, no tendrás ni que moverte de donde estés. Dar el permiso de entrada y quitarlo cuando quieras es posible desde la aplicación.

Pero esto no es todo.

Si por el motivo que sea, en vez de un garaje privado prefieres un garaje público porque, por ejemplo, su ubicación te viene mejor, existe una aplicación con la que no sólo podrás entrar libremente con tu móvil en los aparcamientos públicos, sino que también podrás reservar y pagar con antelación una plaza para estar seguro que al llegar tendrás un hueco disponible.

Esta aplicación disponible en App Store y Google Play, se llama ElParking y otra buena noticia es que también sirve para pagar las zonas reguladas en más de 50 ciudades españolas.

Así que ya sabes, si no quieres llevarte una sorpresa después de una comida con la que te has llevado un “buen sabor de boca”, usa las facilidades que nos aporta la tecnología.

 

 

¿Te ha gustado? Díselo al mundoTweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
CLOSE
CLOSE