instagram

Coche eléctrico: adquisición e instalación de un punto de recarga en tu garaje.

Revisado y actualizado: 4 de octubre de 2019

Cada vez más de nosotros planteamos la posibilidad de comprarnos un coche eléctrico. La verdad es que, adquirir un coche 100% comprometido con el medio ambiente es desde luego, una acertada decisión. En el post de hoy te contamos qué ayudas tienes si vas a comprar un coche eléctrico y lo que debes saber si quieres instalar un punto de recarga.

Una de las primeras preguntas que nos haremos es:

¿Cuánta potencia necesitamos para la recarga?

 Si bien una empresa especializada será la que nos ayude con su instalación y demás, es bueno saber qué tipo y modo de recarga tenemos a nuestra disposición.  ¿Qué es mejor, un punto de recarga más seguro y robusto o uno más sencillo, pero también más económico estilo un interruptor? Aunque siempre podrás contratar más si así lo necesitas, la potencia contratada por la vivienda (unos 5,80KW) suele ser suficiente para proporcionar energía al vehículo eléctrico si te decides por la opción más económica (el interruptor domestico de toda la vida).

Además, otra de las preguntas que debemos hacernos, es qué esquema de instalación elegiremos para la instalación el punto de recarga.

¿Escogeremos uno conectado directamente al contador de la vivienda o uno conectado en un nuevo suministro específico en el parking?

coche eléctrico enchufado en el garaje

Tampoco podemos olvidar avisar a los vecinos. Estamos hablando de tener que realizar una instalación en un elemento común que se comparte con otros propietarios. Por esta razón, deberemos informar a través de una comunicación formal el tipo de instalación eléctrica que se contratará y cuando se llevará a cabo.

¿Y qué decir en cuanto a las ayudas para la compra de un vehículo de este tipo?

Hasta el año 2017, las ayudas en cuanto a la compra de un vehículo eléctrico han ido de la mano del gobierno central. Sin embargo, un año más tarde, estas subvenciones tuvieron que retirarse por razones políticas llegando a lo que hoy conocemos como Plan MOVES. Este plan, reparte un presupuesto de unos 45 millones de euros entre las diferentes Comunidades Autónomas. Además, de forma adicional, algunas CCAA como es el caso de Madrid cuentan con un plan propio. En el caso de la capital, se trata del Plan Mus de la Comunidad de Madrid.

¿Hasta cuándo están vigentes están ayudas?

Estas subvenciones estarán vigentes bien hasta final de año (31 diciembre 2019) o bien hasta que se termine este presupuesto asignado de 45 millones de euros. Además, esta cantidad se repartirá de la siguiente forma:

  • 20% – 50% para la compra de vehículos alternativos.
  • 30% – 60% para la instalación de puntos de recarga eléctrica (siendo como mínimo el 50% para puntos de recarga rápida o ultrarrápida).

En cuanto a quién solicitará/gestionará estas ayudas, ¿quién lo hará?

Si bien con los anteriores planes (Movalt y Movea) los que se tenían que encargar de todo este procedimiento de solicitud de las ayudas eran los concesionarios de los vehículos, ahora son los propios interesados/compradores quienes tendrán que llevar a cabo todos los pasos pertinentes y siempre, antes de la adquisición del vehículo o la instalación del punto de recarga, nunca después.

Otro de los cambios que favorecen a este plan actual de subvenciones, es que el precio es 8.000€ superior al anterior plan, lo que supone poder adquirir un vehículo de mayor autonomía, unos 350km. Como todos sabemos, una de las razones que encarecen este tipo de coches -de ahí que los Tesla, por ejemplo, con más de 700km de autonomía, tengan a día de hoy un precio solo para ser adquirido por unos pocos-, es el tema de la autonomía. Este incremento en la ayuda supone una mejora bastante considerable.

Todos sabemos también, que cuando uno decide conducir un vehículo eléctrico, está poniendo su grano de arena en favorecer la movilidad sostenible y está contribuyendo muy positivamente con el medio ambiente. Una conducción silenciosa libre de humos o no pagar al parquímetro serían otras de sus ventajas. Pero…

¿Qué otros beneficios tienen este tipo de vehículos?

Impuesto de matriculación. Este tipo de vehículos no pagan impuestos de circulación por sus nulas emisiones de dióxido de carbono.

En cuanto al impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM), más conocido como impuesto de circulación, su coste puede estar bonificado en hasta un 75%.

Y sin olvidar el impuesto sobre el valor añadido. Si bien en este caso no es posible ningún beneficio ya que los vehículos tributan el 21%, ya se han realizado peticiones para rebajarlo al 10%. En países como Noruega, existe una exención completa de este tipo de impuesto.

 

CLOSE
CLOSE