instagram

Cuando vayas a la playa lleva sólo la toalla

Y quien dice “cuando vayas a la playa lleva sólo la toalla”, dice la toalla y el móvil. Cómo íbamos a separarnos de ese pequeño aparato cuya única función es hacernos la vida más fácil.

playa, toalla, móvil, smartphone, parkingdoor

 

Si estamos en la playa y tenemos que buscar un restaurante… ¿qué necesitamos solamente? El móvil.

Si estamos en la playa y tenemos que decirle algo a algún amigo… ¿qué necesitamos? El móvil.

Y si tenemos que entrar luego en el garaje ¿qué necesitamos? Sí. El móvil otra vez.

Como ya sabes, con Parkingdoor instalado en tu garaje podrás entrar y salir fácilmente del aparcamiento con tu móvil. Pulsando un sólo botón en tu smartphone, ya se abrirá la puerta del garaje. Sin embargo, Parkingdoor nos ayuda más que eso.

¿Cuántas veces has andado peleándote con tu pareja, hermano o padre por quién se lleva el mando de garaje? O peor aún… cuando jurarías que lo tenías en la guantera de tu coche, te das cuenta de que a tu hermana que estuvo en vuestro apartamento de la playa la semana pasada ¡se le olvidó dártelo! Y sí, es normal que se le olvidará. Los mandos de garaje son algo que no suelen despertar en nosotros una especial atención XD. Vamos que, ella con el mando en el coche sin poder usarlo ¡y tú sin poder entrar en el garaje! Además de porque se olvidan, estropean y pierden de vista, ¡se gastan las pilas cuando más lo necesitas! Sí, la Ley de Murphy existe. Por eso, olvídate de estar pendiente de quien tiene o se lleva el mando. Con Parkingdoor, el mando es tu móvil.

Y es que al final, la comodidad es lo que las personas buscamos. Que se lo digan sino a Toyota con su Smart Key Box. Un dispositivo que con la simpleza de Parkingdoor y sin requerir ninguna instalación, permite abrir nuestro coche vía bluetooth mediante una app que podemos descargar en nuestro smartphone. O el caso de Drivy Open, otra tecnología que permite reservar y abrir con nuestros smartphones coches de alquiler sin necesidad de tener que ir a por las llaves o luego preocuparnos de devolverlas.

Si para algo sirven este tipo de dispositivos es para estar más cómodos… entonces, ¿por qué no probarlos? Así que ya sabes, a la playa lleva sólo la toalla y el móvil, claro 😉

¿Te ha gustado? Díselo al mundoTweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
CLOSE
CLOSE